DIY

La agenda perfecta

febrero 26, 2015

Uso agenda desde que tengo uso de razón. Desde muy pequeña, me “obligaban” a usar una año tras año en el colegio y ya por aquel entonces las personalizaba y tuneaba a mi manera.

A lo largo de los años he usado agendas muy diferentes, en ocasiones me han sido útiles y con otras no me he sentido especialmente cómoda. Cierto es que hay muchos tipos de agendas y en ocasiones no sabemos cuál elegir, unas veces acertando y otras fallando. También es cierto que hay diferentes sistemas de organización y que no todos funcionan igual de bien para todo el mundo.

la-agenda-perfecta-4

Así pues, una de las preguntas que nos hemos hecho todos los que usamos agenda alguna vez es: ¿Cómo decido qué agenda es mejor para mí? Lo cierto es que cada persona es un mundo y no hay una respuesta genérica o universal para todos. Por eso debemos hacernos algunas preguntas adicionales más.

– ¿Quiero llevarlo todo en una misma agenda? Organización personal, la casa, gastos, blog, familia…

– ¿Necesito o quiero una agenda que pueda llevar siempre conmigo?

– ¿Cuánto quiero planificar en esa agenda y cuánto voy a planificar en apps y medios similares?

– ¿Voy a necesitar una agenda estática o imprimible de manera que una vez impresa, tenga que añadir más páginas?

– ¿Qué entiendo por una agenda perfecta? ¿Qué tipo de agendas me han funcionado mejor en el pasado?

En base a las respuestas sabremos que tipo de agenda es mejor para nosotros. Si queremos tener toda la información en un mismo organizador, por ejemplo citas, trabajo, la casa, gastos, blog y demás, necesitaremos una agenda bastante completa y grande. Esto nos limitará a la hora de llevarla siempre con nosotros, ya que al ser bastante completa, el tamaño y peso de la misma serán considerables. Esto hará que probablemente nos cansemos de cargar siempre con ella, a no ser que tengamos un bolso “over size”.

la-agenda-perfecta-5

En caso de no querer llevarlo todo en la misma agenda, podemos organizar diferentes cuadernos, planners y/o agendas en función de cada temática. Los planificadores de gastos y de la casa, pueden estar siempre en nuestra oficina o despacho de casa o en nuestra librería, de manera que estén accesibles y podamos anotar todo lo que necesitemos en ellos. De esta manera podemos llevar siempre encima nuestra agenda en la que apuntemos citas, to do´s y organización semanal, siendo de menor tamaño y más manejable.

la-agenda-perfecta-1

Debemos plantearnos también si realmente vamos a usar la agenda o si por el contrario, al final acabará en un cajón o en un bolso olvidada, ya que con el calendario del móvil o alguna aplicación similar nos es suficiente.

Por otra parte, es importante saber si queremos una agenda “cerrada” de esas que compramos ya encuadernadas con su organización ó, si por el contrario preferimos hacer o componer nuestra propia agenda con imprimibles o una filofax que nos permitan añadir más páginas si se nos queda pequeña o si, simplemente queremos personalizarla a mayor nivel.

la-agenda-perfecta-12

Quizás una agenda perfecta para mí no sea la misma que para vosotros, por ello, lo mejor es pensar en qué tipo de agendas nos han funcionado mejor en el pasado y apostar por el mismo estilo.

También podría interesarte...

2 Comentarios

  • Responder Mery febrero 26, 2015 at 4:15 pm

    ¡Me ha encantado la entrada! Yo soy de las que siempre llevo la agenda pegada a mi, y uso una bastante grande, tamaño cuaderno jaja pero es que sino parece que no me entero de las horas que tiene el día.
    Es fundamental para mi llevar cuenta de lo que tengo que hacer, lo que gasto, lo que tengo que comprar, citas…en fin. Pero las agendas personalizables son las que más me gustan :)
    Un beso.

    • Responder arantxavico febrero 28, 2015 at 6:49 pm

      Hola Mery, ¡Muchas gracias por el comentario y bienvenida a mi blog!
      Yo de momento uso la de Mr. Wonderful, pero no me llena al 100%. Estoy barajando volver a las Filofax, pero imprimiéndome yo el interior de alguna agenda online que me guste.
      Tampoco puedo vivir sin agenda, sino, me volvería loca y sería incapaz de recordarlo todo.
      ¡Un abrazo!
      Aran

    Deja tu comentario